Casarte joven puede aumentar el riesgo de alcoholismo, lo dice la ciencia

ads

Hay muchas ventajas de ser soltero por más tiempo, una de ellas, al parecer, es que vas a tener menos problemas de alcohol.

Casarte joven puede causarte problemas con el alcohol, o al menos eso dice un nuevo estudio que te da una nueva razón para defender tu soltería ante tus tías juzgonas que no dejan de preguntarte “para cuándo la boda”.

Con el paso del tiempo y los avances tecnológicos, la ciencia tiene la capacidad de hacerse más preguntas y de descubrir muchas cosas increíbles, algunas no son tan buenas (como cuando descubrimos que el plástico es un problema grave o que el azúcar no está matando), pero otras con muy interesantes y nos dan nuevas “guías” para tomar mejores decisiones sobre cómo vivir nuestras vidas.

Uno de esos nuevos descubrimientos dice que, aunque tus tías y tu abuela digan lo contrario, tal vez no es buena idea casarte joven, y no solo porque los millennials son más pobres de lo que los baby boomers eran a la misma edad y se tardan mucho más en conseguir la estabilidad económica para poder mantener a una familia. El estudio asegura que, si te casas antes de los 21 años, aumentas tu riesgo de tener problemas con el alcohol en el futuro.

Los académicos evaluaron el estado civil y los hábitos de consumo de alcohol de alrededor de 1,000 personas y los resultados revelaron que aquellos que se casaron jóvenes tenían un riesgo mucho mayor de beber en exceso que aquellos que se casaron a una edad más madura, reporta The Daily Mail.

Una serie de estudios anteriores aseguraban que casarse protegía contra el abuso de alcohol y otros problemas, pero este nuevo estudio sugiere que eso solo es cierto si esperas un poco más y decides dar el “gran paso” en una edad en la que tengas un mayor grado de madurez.

Rebecca Smith, una estudiante de doctorado en la Virginia Commonwealth University en Estados Unidos, y autora del estudio, dijo: “En una muestra de adultos jóvenes, descubrimos que el matrimonio no protegía de manera uniforme contra el abuso del alcohol. De hecho, encontramos que el matrimonio precoz (es decir, a los 21 años) parecía exacerbar el riesgo de consumo de alcohol entre las personas con una mayor predisposición genética. Por lo tanto, el matrimonio temprano no tiene el mismo beneficio protector en términos de atenuar las predisposiciones genéticas que se han observado para el matrimonio más adelante en la edad adulta”.

Los investigadores creen que la correlación puede explicarse considerando los diversos factores que enfrentan las parejas jóvenes en comparación con los que enfrentan las parejas mayores. Smith explica que el consumo excesivo de alcohol puede ser mayor en las parejas jóvenes porque “las personas que se casan con jóvenes pueden no ser las mejores influencias el uno en el otro”.

“Cuando retrocedimos para pensar en lo que sabemos sobre el desarrollo y la psicología del desarrollo, nuestros hallazgos tenían más sentido”, dijo sobre el estudio publicado en el Development and Psychopathology journal. “Los eventos tradicionales de la vida, como el matrimonio y la paternidad, tienden a ocurrir durante ciertos períodos de la vida. Entonces, cuando ese tipo de eventos ocurren más temprano o más tarde en la vida de lo que es típico (en la cultura estadounidense), pueden no ser tan protectores como podríamos esperar”.

Smith y su estudio no proponen una “edad correcta” para casarse, pero, asegura que hay más beneficios cuando las parejas esperan un poco más de tiempo antes de casarse, esto debido a que, cuando hay una mayor madurez, hay más posibilidades de que sean una buena influencia en el otro en incluso que ya hayan superado algunos hábitos negativos.

Así que ya lo sabes, no tiene nada de malo casarse después de los 30 y probablemente tu hígado te lo va a agradecer.

informacion: http://gq.com

ads

Leave a Comment

Your email address will not be published.

ads

You may like

ads
In the news
Load More
ads